Paisajes fugaces...paisajes sin retorno...paisajes oníricos...

Esta serie que empecé de paisajes, me tiene completamente enamorado, paisajes de sueños, oníricos, paisajes que desparecen una vez los inmortalizo con mi cámara.
Hace tiempo que empecé a ver formas y colores y decidí utilizar mi cámara para pintarlos...pura poesía.

PAISAJES FUGACES
Fotografiar es congelar el tiempo. Algo mucho más profundo que el significado de la palabra
“instante”, queda inerte en la imagen capturada. Todos creen haber robado un trocito del
tiempo, pero lo que no saben es que han creado una imagen eterna.
Picasso decía: “Aprende la técnica, para después olvidarla”. Esteban Díaz Azúa domina la
técnica de la fotografía con la habilidad de poder expresar y sacar de sus mecanismos, el
lenguaje justo para hacer hablar cada una de sus fotos. Unas veces, él ya sabe lo que quiere y otras veces, en ese mágico proceso de edición, es la foto la que le pide los recursos con la que se presentará al espectador.
En una breve visita de unos documentalistas en una perdida tribu amazonas, el jefe de esta le
dijo al hombre blanco que recogía sus cosas: “¿Dónde vais tan deprisa? El mundo no se acaba, los que nos morimos somos nosotros”. Y así es, el paisaje que muestra las fotografía de esta colección son inertes, estáticas, solo la técnica las envuelve en ese velo de fugacidad, en esa mirada onírica que traspasa los planos.
De hecho nuestro planeta viaja en su órbita al Sol a 465 metros por segundos. Nuestro Sistema Solar se mueve por la Vía Láctea a la friolera velocidad de 790.000 kilómetros por hora. Ver una fotografía te puede hacer sentir estático o en un veloz y emocionante movimiento.
Javier Navarta
Licenciado en Bellas Artes

Contacto

Correo electrónico: fotografiadeautor@dazua.com

Formulario de contacto

Si desea ponerse en contacto, utilice el formulario de contacto.

En las redes sociales