Historias del Mar

 

 

Reflexión

 

 

         

                    Desde que empecé a conformar mi obra fotográfica y mi estilo, he ido de la mano del estado de ánimo a la hora de realizar mis fotografías, dándome cuenta a lo largo de todo estos años que siempre ha estado presente en ellas, cuando lo siento y mi estado de ánimo me lo pide, es un desahogo que necesito…, cualquier elemento que se encuentre delante de mí y me observe y como en un intento desesperado de aferrarme de algún modo a ellos, necesito captarlos e inmortalizarlos..., mis sensaciones y recuerdos quedan de algún modo atrapado en ellos, imágenes que se forman delante de mí se convierten en un reflejo de mi mismo, de mis inquietudes, obsesiones, anhelos...momentos adueñados en mi cámara...

D'Azúa

        

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           

Recomendar esta página en: